TERESA GRASA JORDÁN, DE ZARAGOZA A BARCELONA 1968-1971

Teresa Grasa Jordán nace el 15 de octubre de 1945 en el territorio histórico de la Huerta de Santa Engracia, junto al río Huerva y la Plaza de Los Sitios, donde se celebró la Exposición Hispano Francesa de 1808. Es hija de Aurelio Grasa Sancho, médico dermatólogo y gran fotógrafo español de la primera mitad del siglo XX, y de María Jordán Ciria, descendiente de los propietarios de la famosa Farmacia y Droguería Jordán, donde su padre, Miguel, farmacéutico, junto con Santiago Ramón y Cajal, preparaba las emulsiones rápidas para sus placas fotográficas, a finales del siglo XIX. Toda una revolución en la fotografía.

En este clima de arte, comercio y ciencia, creció Teresa, que desde niña se inclinaba por las artes plásticas, no dejando de dibujar todo lo que podía. Estudió el Bachillerato en el Colegio del Sagrado Corazón, cuyo edificio fue destruído, y hoy es El Corte Inglés de Sagasta. Su deseo era estudiar Arquitectura o Bellas Artes, pero su padre Aurelio no quería que se fuera a Madrid o Barcelona a estudiar dichas carreras, ya que en Zaragoza, sigue sin existir una Facultad de Bellas Artes. Se matricula entonces en Ciencias Químicas, terminando en 1968 como Licenciada en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario Fin de carrera. Todo un éxito. Curiosamente, la Química le servirá en el futuro para restaurar a Goya muralista, pues se especializa en Roma en Química aplicada a la Restauración.


Una vez que le da gusto a sus padres, decide dar un giro en su vida, y en 1969 acude al Estudio-Taller del pintor zaragozano Alejandro Cañada, para preparar el Ingreso en la Facultad de Bellas Artes de San Jorge en Barcelona. También cursa Esmaltería Artística en la Escuela de Artes y Oficios de Zaragoza, con profesores como Mari Carmen Ibáñez y Federico Torralba.

En 1970 ingresa en Bellas Artes de Barcelona, teniendo a profesores a Sanvisens y Miravalls y coincide en al ciudad condal con el surrealista pintor aragonés de Calatayud, Javier Ciria Escardívol, su tío, primo hermano de su madre María. En septiembre de 1971 participa en el curso “Los límites de Arte de nuestra época” impartido en al Universidad Menéndez y Pelayo de Santander. Conoce allí al historiador y goyista Julián Gállego y al pintor Juan Barjola. Incrementa la amistad con la familia de José Camón Aznar, ya que, D. José y Aurelio eran amigos en Zaragoza. Atraída por la obra de Barjola, y al saber que éste se encuentra de profesor en la Escuela de San Fernando, decide trasladar sus estudios de Bellas Artes a Madrid.


La obra pictórica de Teresa Grasa Jordán entre 1968 y 1971 tiene un marcado acento expresionista, de fuerte colorido y uso de la espátula en el paisaje, como lo demuestra su primer óleo “Desde el Laboratorio de Química”, un atardecer con rojos intensos, que casi alcanzan la abstracción, si no fuera por los árboles otoñales de la parte inferior del cuadro. Luego con el taller de Alejandro Cañada recorre Aragón y sus paisajes, aparece en su pintura Albarracín, Loarre, Daroca, Arándiga, Zaragoza urbana y el patio de su casa…..


En 1968 obtiene una beca y se traslada a Noruega para hacer un curso de Artes aplicadas en la Universidad de Oslo,visitan los numerosos talleres de vidrio escandinavo y los talleres de artistas, tejedores, estampadores de tejidos, ceramistas…el parque de esculturas de Vigeland, el Museo de Edvard Munch, cuya obra le impresiona muchísimo. Viaja a Suecia con Antonella Gasparro, profesora de Alemán, atravesando en tren esos parajes majestuosos, y luego a Dinamarca. Toma apuntes de los bellos atardeceres que luego se traslucirán en paisajes al óleo con esa luz suave del norte de Europa.


En el verano de 1969 hace un viaje de estudios pictóricos a París, junto con sus amigas, la filósofa Tere Vela y la médica Pili Villar, viendo los grandes Museos como El Louvre, Los Impresionistas y haciendo auto stop, al uso de la época, viajan por Lille, Gante, Brujas, Bruselas, Amsterdam y quedando impresionada por la obra pictórica de Van Gogh en el Museo Kröller-Müller, situado en el campo, que luego influiría en su quehacer pictórico.


Además de los paisajes, otro de los temas preferidos de la artista son los bodegones, y especialmente las flores que trata con sutil delicadeza y que no dejará en su obra posterior. En Barcelona su color se vuelve fauvista, rojos, violetas, naranjas, toda una gama de complementarios que enriquecen la visión pictórica del cuadro. El ser humano es tratado también por Teresa Grasa, en especial, hay dos cuadros de Aurelio Grasa, con una fuerza en el rostro de un hombre que ha vivido la vida intensamente, luego otro de su padre enfermo en un sillón, con la trágica nostalgia de lo que se va. También retrata a sus amigas, la profesora Rosa Alvarez y la doctora Carmen Rubio. Estudia también el cuerpo de la mujer y realiza unos bellos apuntes con sus formas. A Teresa le gusta como hemos dicho, Van Gogh, los Impresionistas, Picasso, el color de Matisse, y sobre todo, su compatriota Goya, con su gran obra pictórica y humana.
Carlos Barboza Vargas
Hacer clik en el link de picasa, a la derecha, para ver mas pinturas.
Recommended Posts
Contacta

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

01a_low